Slegs Gister


 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  Afiliados Normales  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» Eliminación de la afiliación élite a Warrior Cats Spain
Vie Jun 20, 2014 11:30 am por Invitado

» Afiliación Elite Saint Seiya Otherworld (Botón Caído de afiliados elite)
Sáb Mayo 24, 2014 10:03 am por Invitado

» Middle-Earth RPG {Foro de rol de El Señor de los Anillos} -Confirmación de cambió de Botón
Dom Mayo 04, 2014 11:43 pm por Invitado

» Amaranth [Confirmación de cambio de botón]
Dom Mayo 04, 2014 5:24 pm por Invitado

» Kanbina Shi [Confirmación de cambio de botón]
Vie Mayo 02, 2014 10:16 am por Invitado

» #NIGHT ISLAND#—Rol Yaoi /Hard Yaoi/Shota/Bara— [ÉLITE]
Vie Mayo 02, 2014 10:06 am por Invitado

» Describe al de arriba en una palabra.
Jue Mayo 01, 2014 10:52 pm por Midori Ren

» ЯЭFLЭCTЭĐ ĐIΠЭИSIΦИS [Afiliación Élite]
Jue Mayo 01, 2014 10:44 am por Adonai

» Roleplay·World // afiliación normal - foro[+18]
Jue Mayo 01, 2014 10:43 am por Adonai


Comparte | 
 

 Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Throlis Elyrion

avatar

Localización : Desangrandome contra un árbol
Humor : Ah...
Mensajes : 20

MensajeTema: Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)   Sáb Feb 22, 2014 2:55 pm

El día de Throllis estaba muy lejos de ser categorizado como hermoso.

      Todo empezó como un día más en su monótona y cotidiana vida, por lo tanto ¿Qué podía salir mal?  Sólo deseaba meditar tranquilamente, no tenía otras aspiraciones más que proseguir con su tranquila vida, y lo peor es que todo iba de maravilla, todo iba conforme a su plan, nada fuera de lo normal, tal y como le gustaban las cosas. Comunes. Estaba tan acostumbrado a ese estilo de vida que el más mínimo cambio en su rutina era una amenaza para él. Desgraciadamente, lo que sucedió esa noche fue una conmoción para su ser…

      Es decir ¡¿Quién pensaría que con solo recostarte en un árbol, tu vida pasaría frente a tus ojos?! ¡Nadie! Jamás imaginó que su tan preciado y adorado bosque hubiera sido profanado por los humanos de una manera tan indignante, y mucho menos que él hubiera salido lastimado gracias a una trampa para animales grandes. Le enojaba, no tanto por el hecho de que estuviera herido, sino porque cualquier otro zoomorfo de un tamaño menor pudo haber salido lesionado, o inclusive pudo haber conocido la muerte una vez más.

      El unicornio suspiró cansado, llevaba más de una hora sin poderse liberar de aquella trampa. Su cuerpo estaba contra un árbol, y un metal que le impedía realizar movimiento alguno pasaba frente a su pecho, bloqueándolo de cualquier acción,  puesto que estaba demasiado ajustado a su delgada figura humanoide. No obstante, ese no era el problema primordial, o mejor dicho, lo que más le apresuraba a liberarse. El motivo por el cual estaba desesperado era que una daga había penetrado la zona de su muslo gracias a la posición en la que se encontraba. Al parecer ésta arma blanca no era parte de la trampa, ya que había sido (según parece) olvidada por el cazador y, por el brusco movimiento que sus pies realizaron al tratar de protegerse, el instrumento se posicionó de tal forma que terminó introduciéndose, involuntaria y lastimosamente, en su delicada y frágil piel.

      Aunque fuera algo vanidoso tenía que admitir que había llorado. No estaba nada acostumbrado al dolor físico, y que de un día para otro se llevara una herida de tal gravedad, lo hacía sentir… ¿Desesperanzado? Es que… A ese paso iba a morir desangrado, y le desanimaba pensar y/o recordar el hecho de que había vivido para nada en específico. Era deprimente… Y ahora estaba a nada de encontrarse con la muerte por segunda vez, y no necesariamente para saludarla como una vieja amiga.─Que suerte la mía…─Elyrion susurró para sí mismo, había dejado ya de llorar, y aunque el ardor continuaba haciendo acto de presencia, no iba a permitir que las lágrimas prosiguieran haciendo de las suyas, sólo que era difícil impedírselo cuando tenía un arma enterrada en su muslo, hiriéndole más y más hasta con el más cauto movimiento.

      Cansado de todo comenzó a moverse. La única manera en la que podía sentirse un poco más “cómodo” era posicionando su perjudicada pierna sobre la otra, para así dejar que la herida respirara. Suavemente cerró sus orbes violáceas, todos sus intentos de liberarse habían sido vanos, y su especie no se caracterizaba por tener fuerza sobrenatural, así que no tenía más opción que esperar lo que le deparaba el futuro… ¿Llegaría alguien dispuesto a ayudarle? A decir verdad, la idea de que llegara alguien y lo salvara del peligro se le hacía muy fantasiosa. Había perdido ya mucha sangre, se sentía débil e inútil, aparte de que no deseaba interactuar con ningún ente que no conociera… Sólo no quería causar malentendidos por su peculiar comportamiento. Debía ingeniárselas, o moriría en ese lugar, y la idea no le emocionaba para nada.

      Sólo podía esperar a que su foco se encendiera con la llegada de una idea, o de lo contrario, sería guiado por aquella agraciada y resplandeciente musa, por la reina del sombrío cielo… O cuando menos eso esperaba…

      La luna era su única acompañante. Ella y el suave canto de los pájaros nocturnos, de aquellos búhos que merodeaban de aquí para allá, de esos guardias de la noche, expectantes y ansiosos de lo que iba a pasar… Y no podía quejarse… Cuando menos, si moría en ese lugar, habría muerto en su hogar, el bosque.
Volver arriba Ir abajo
Veram Gysse'atear

avatar

Mensajes : 9

MensajeTema: Re: Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)   Dom Feb 23, 2014 10:52 pm

El brujo había decidido tomar un camino diferente ese día, simplemente le apeteció hacer eso, o "algo" lo incitó a hacerlo, no tenía ni idea, pero ahora ya estaba caminando en el bosque, le agradaba en sobremanera el suave sonido que hacían sus pisadas sobre la alfombra verde que se extendía por debajo de sus pies avanzando y cubriendo todo el lugar, y había otra cosa que le agrada aún más; no había luz de día.

La luna iluminaba de manera exacta aquel bosque, pero había algo en el ambiente del lugar que se le hacía un poco conocido, y esa sensación iba creciendo conforme el avanzaba, en su otra vida adoraba caminar por aquellos lugares y encontrarse con especies extrañas de las cuales no se sabía nada, y así… conocer un poco de ellas. Su virtud y su condena.

El moreno se había detenido por unos instantes y dejo que el viento le acariciará la piel y le desacomodara la ropa y el cabello, cerró sus ojos, su mente no tenía pensamiento en particular, solo silencio, un silencio que se fue desplazando por unos suaves quejidos que de vez en vez aparecían susurrantes y un tanto lejos, regreso la tranquila y analizadora mirada a su alrededor, buscando el origen de aquellos ruidos y lo único que pudo divisar fueron unas pocas muestras de basura, humanos, se le hizo extraño y continúo caminando, prestando suma atención a cualquier sonido extraño o fuera de lugar, continúo con sus firmes pero suaves pasos avanzando, adentrándose en ese bosque.

No paso mucho tiempo cuando a lo lejos divisó un bulto en una posición un tanto extraña, y de ese bulto provenían los quejidos, al parecer estaba lastimado, al acercarse se dio cuenta que efectivamente estaba lastimado, y al parecer un tanto grave, no apresuró el paso, siguió caminando al mismo ritmo, observando con curiosidad la posición y la herida, por la cara de dolor pudo darse cuenta que ya tenía un rato ahí, pero… aquél chico se le hacía de una manera extraña, conocido, se agacho y le observó de manera fija, le acarició la mejilla en un suave movimiento y le palmeó la cabeza comenzando a observar la trampa en la que estaba, todo en absoluto silencio.

Dame unos momentos, te sacaré de ahí… ─y se quedó observando más a fondo la trampa, forzando en las uniones que hacía que el metal se doblara y así dejarlo libre, dejo con delicadeza nula la trampa y se dedicó a observar el cuerpo del chico ─Al parecer no tienes más heridas de importancia excepto, claro, la de tu muslo… ─y le observó, buscó entre sus ropas algo que al parecer no encontró ya que optó por arrancarse un pedazo de su ropa y soltó un suave suspiro, le arrancó la ropa al otro chico que estaba alrededor de la herida para observarla mejor ─Sé que no debo hacerlo… ─ pero sacó el cuchillo de todas formas dejándolo a un lado y colocando de manera rápida el pedazo de tela que se había arrancado haciendo presión y viendo a los lados, como pudo arrancó otro pedazo de tela con los dientes y lo ocupó para amarrar el otro y hacer presión sobre la herida ─Te llevaré a mi cabaña si es que no te es incómodo, ahí podré atenderte mejor y darte algo para que al menos te cierre rápido esa herida, claro, no te obligaré a ir conmigo, pero si te sugiero que aceptes… ─le vio un tanto fijo y al ver que la herida no dejaba de sangrar, arrancó otro pedazo de tela y la colocó encima de la anterior, repitiendo el procedimiento.
Volver arriba Ir abajo
Throlis Elyrion

avatar

Localización : Desangrandome contra un árbol
Humor : Ah...
Mensajes : 20

MensajeTema: Re: Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)   Lun Feb 24, 2014 1:34 am

Unos pasos… ¿Era su idea, o un desconocido se aproximaba hacia donde él se encontraba? Un ser normal comenzaría a hacer algo que llamara la atención del otro para ser salvado, porque… ¡Es sentido común! Si te estás muriendo lo que necesitas es ayuda… Pero claro, Elyrion no entraba en la categoría de “normal”. Su pena era mayor que la necesidad de vivir… ¿Qué tendría que hacer una vez que aquel ente se acercara a él? De seguro  causaría varios problemas y lo matarían por ser una molestia… O algo así… ¿No?

    Tal vez estaba exagerando. La pérdida de sangre comenzaba a afectarle, tanto de forma física y psicológica, así que era ¿común? Que tuviera esos pensamientos, o cuando menos eso deseaba pensar. Se movió un poco más para sentirse más cómodo, pero tal movimiento realizó todo lo contrario, incitando al dolor a que aumentará en demasía, provocando que el joven soltara unos cuantos quejidos más sonoros y sonoros ¿Qué había hecho en su vida anterior para merecer algo como eso? ¡El sólo quería meditar! Aquello era injusto, demasiado injusto.

    Los pasos del desconocido comenzaron a retumbar en sus oídos, y por más que lo intentara ya no podía permanecer callado. Durante aquellos últimos segundos de nerviosismo realizó demasiados movimientos, ligeros, pero en esos momentos, hasta la más mínima e imperceptible acción era capaz de lastimarlo con grandeza.

    Perfecto, ahí iba otra involuntaria lágrima… Otra lágrima que desobedecía las ordenes de su amo… Otra lágrima que se dejaba guiar por el dolor acallado de su propietario…

    Pero lo sintió, ahí estaba, su salvador hizo acto de presencia. Las orbes violáceas del menor se abrieron en par como platos a causa del asombro y nerviosismo, no obstante, una parte de él se sintió aliviada ¿Iba alguien a ayudarlo? ¿Acaso no iba a morir en ese lugar? A pesar de todo, a pesar de que el unicornio no trataba de ilusionarse, un brillo de esperanza y deseo se apoderó de aquella dulce, expresiva pero angustiada mirada.

    Aun cuando era penoso y tímido, lo observó fijamente a los ojos, inclusive parecía que quería transmitir ese sentimiento de desesperación y dolor con tan solo una mirada. El zoomorfo tenía unas profundas y sinceras orbes, pero en ésta ocasión no lo veía con la intención de rogar (bueno, no del todo), sino que lo estaba analizando. No solía hacer ese tipo de cosas, de hecho, le era muy difícil mantener un contacto de ojos prolongado, pero en ésta ocasión no pudo evitarlo. Aquel desconocido se le hacía muy familiar, sintió que le conocía de toda la vida¿Por qué lo había sentido? Una peculiar sensación oprimió su pecho y sin darse cuenta frunció su ceño, mas todo pensamiento se esfumó justo cuando la persona anónima tocó su mejilla.  De nueva cuenta sus ojos se abrieron, y esto no fue más que una demostración del desconcierto que sentía, extrañamente sus mejillas ardieron ¿Por qué? Nunca le había pasado… ¿Era algún efecto de la herida? Probablemente. Cerró sus ojos en cuanto vio que la mano del chico se levantó, como si pensara que le fueran a golpear o algo por el estilo, pero no… Solo fue una suave caricia, una suave caricia que le reconfortó, de alguna u otra manera, pero lo hizo.

    ─Claro…─Susurró con una voz débil, después de tanta perdida su mirada comenzaba a volverse nublosa. Cerró sus ojos, no miraba lo que el otro hacía ya que se estaba sintiendo desubicado y mareado, pero la nula delicadeza por parte del otro le hizo quejarse de una manera audible, no como reproche, sino como una forma de desahogo. Inmediatamente y para no causar molestias mordió su labio inferior, las lágrimas resbalaron, y él fue incapaz de detenerlas, la única diferencia es que ésta vez no intentó hacerlo… Sólo pasó… Y dejo que sucediera, dejó que fluyera.  No podía permitirse el lujo de gritar cuando alguien se tomaba la molestia de ayudarlo ¿Qué tal si se enojaba? Bueno… Aun si eso pasaba, el ya estaría libre de la trampa, pero sería muy desconsiderado de su parte ser tan grosero. Tal vez sólo se preocupaba de más como siempre lo hacía.

    Jadeando entreabrió sus acuosos ojos, pero en cuanto éstos hicieron contacto con los ajenos desvió inmediatamente su vista, no por ser grosero, pero no estaba acostumbrado, y no le gustaba que le vieran llorando. Aguantándose el dolor lo mejor que podía asintió, y luego lentamente separó sus delicados y ahora pálidos labios ─Claro… Gra…gracias…─la suavidad en sus palabras se debía al agotamiento de su cuerpo, aprecio… mucho que se moleste… en… ayu…─pero no pudo terminar la frase, porque su mente se cubrió de una completa oscuridad. Todo rastro de dolor desapareció y la mitad de su cuerpo se desplomó sobre el verde pasto, inconsciente.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)   

Volver arriba Ir abajo
 
Una noche mortal (Privado con Veram Gysse'ater)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La calentura de una sola noche. +18 (Privado Myrna y Atsuko)
» Cena en una noche lluviosa [Privado - Shinnosuke, Isaac]
» Y el día es mortal [Continuación de: La noche no es eterna][Privado/Lars][+16]
» Una noche en el Bar de Thomas >>>Privado-Madeline
» [RPG Maker XP] Día / Noche

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Slegs Gister :: El Exterior :: Bosques-
Cambiar a: